Ética y derecho
El consentimiento informado

Descripción
P@)

Los profesionales tienen que pedirle el consentimiento o autorización para llevar a cabo cualquier intervención, tratamiento, cuidado... Esto quiere decir que previamente a cualquier intervención le tienen que explicar en qué consiste: qué indicación tiene, qué resultados son previsibles, qué efectos no deseados pueden haber, si es que hay y se conocen, para que usted pueda aceptar o rechazar lo que le proponen. Antes de dar o no dar el consentimiento, tiene derecho a pedir más información, si lo considera necesario, para pensar en la propuesta. También puede consultar otros profesionales.

Usted puede estar representado por algún miembro de la familia o amigo que dé el consentimiento en su nombre. En este caso es importante que esta persona sepa cuáles son sus voluntades para que lo pueda representar correctamente. Lo tiene que decir explícitamente a los responsables de su atención. En estos casos hablaremos del consentimiento por representación.

Tanto la información como el consentimiento en general son verbales, pero la ley determina que se haga por escrito en intervenciones quirúrgicas, procedimientos diagnósticos y terapéuticos invasivos y cuando haya un riesgo o un inconveniente previsiblemente negativo sobre la salud. En estos casos tiene que firmar un documento en que da o no la conformidad para que se le practique la prueba, la intervención o un tratamiento. Antes de firmar el documento de consentimiento informado puede pedir toda la información que crea necesaria, y tiene que disponer del tiempo pertinente para poderla entender.

Tiene derecho a rechazar la propuesta profesional y eso no tiene que suponer, en ningún caso, una repercusión negativa en su atención. En la medida de lo posible los profesionales tendrán que adaptar el plan de atención teniendo en cuenta su negativa, que tendrá que quedar anotada en la historia clínica.

La ley prevé algunas situaciones en las cuales los profesionales pueden actuar sin el consentimiento informado (tal y como consta en el apartado del derecho a la información). Esto se hace si:

  • Renuncia a la información y no delega en ningún representante.
  • Representa un riesgo claro para la salud pública.
  • Vive una situación de riesgo claro e inmediato para su salud, como por ejemplo una urgencia vital. Entonces se pedirá el consentimiento por representación.
  • No es capaz, según el criterio profesional, de tomar decisiones, por ejemplo por un gran impacto emocional. Entonces se pedirá el consentimiento por representación.
  • Tiene una incapacidad legal, como por ejemplo los menores de edad o personas con tutelas. Entonces se pedirá el consentimiento por representación.

0 Valoraciones.

12345
Guardando valoración... Guardando valoración...

Última modificación: 11/04/16 09:49h